La columna de humo del incendio de Seseña podría alcanzar los 300 kilómetros