La nueva moda estética es hacerse hoyuelos de Venus en la espalda para tener orgasmos más placenteros