Las nuevas coladas ya amenazan a más casas de Los Llanos y El Paso