Un nuevo informe apoya la tesis de unos padres coraje