La falta de nuevos fármacos frena la curación de afectados por tumores raros