El número de católicos aumentó un 14,1% en la última década, según el Vaticano