El número de hambrientos en Latinoamérica se reducirá en 2010 en unos 600 mil