Los okupas gitanos, acosados por sus vecinos en Madrid