Los obispos aseguran que ahorran al Estado más de 3.000 millones de euros por los centros concertados