Los bañistas pierden llaves, pasaportes, cámaras y otros objetos que no recuperan