La lluvia obliga a suspender buena parte de las procesiones del Jueves Santo