Cuando el ocio nocturno hace que se pierda el miedo al virus y facilita su propagación