La última ocurrencia: Cobrar por usar el vestidor en las tiendas en Castilla y León