Los odontólogos apuestan por mantener las piezas naturales antes que optar por implantes