Tailandia recuerda que los delitos contra la seguridad aérea están castigados hasta con pena de muerte