La OIT advierte: desacelera el crecimiento de los salarios y las mujeres siguen cobrando un 20% menos que los hombres