El 'bloque del infierno' de Barberá del Vallés: okupas, cadáveres y butrones para robar