Una ola de calor se instala en España con temperaturas que superarán los 40 grados