La ola de calor disparará los termómetros hasta los 44 grados