El verano irrumpe con una ola de calor que dejará temperaturas por encima de los 40 grados