La ola de frío mantiene a 35 provincias españolas en alerta