Una marea solidaria consigue reunir el dinero para Olalla, la niña que perdió sus implantes cocleares