Una oleada de pateras deja más de 300 inmigrantes en las costas españolas