La presencia de olivina en las rocas hace presagiar el fin de la erupción, como ocurrió con el Tenegúía en 1971