Una operación contra la pornografía infantil destapa a cuatro pederastas que grababan a niños en España