Los operativos policiales en dos favelas de Río de Janeiro dejan ocho muertos