Más horas ante el ordenador, peores notas