Las organizaciones sanitarias deben tomar medidas más eficientes para mejorar la calidad de la atención