Una guía orientará a los especialistas en el manejo de los síndromes mielodisplásicos