Con el frío, las orugas de la procesionaria incuban en las ramas de los pinos: es el momento de combatirlas