Un osezno lucha por no morir despeñado ante la mirada angustiada de su madre