Los osos panda madrileños, con su madre