"El paciente está como Dios"