Luis pasó 48 días en la UCI y ahora recibe el alta al ritmo de la música cofrade: "¡Vamos, campeón!"