Entre el 88% y el 90% de los pacientes que ingresan en una Unidad de Cuidados Intensivos sobrevive y recibe el alta