Tres pacientes españoles prueban el marcapasos más pequeño del mundo