Los padres de Asunta pactaron matarla pero querían enterrarla