Su buen corazón le convierte en padre y abuelo con 23 años