Los padres de Gabriel, unidos en el peor momento de sus vidas