Los psicólogos, los encargados de darle la trágica noticia a los padres de Julen