El padrón gana 130.000 personas aunque bajan los extranjeros no comunitarios