A pagar las llamadas de auxilio