El país, en alerta roja