Los países pobres concentran el 80 por ciento de discapacitados, según la OMS