Con pánico y terror, se esconden bajo los pupitres para esquivar las balas