Tres horas para asesinar y eliminar rastros en el pantano de Susqueda