El papa Francisco lamenta que animales domésticos tomen el lugar de los hijos