El Papa Francisco dedica este año el Vía Crucis en el Coliseo a las víctimas de la trata de personas y migrantes