Cuando se cumple el peor presagio y el paracaídas no se abre