Un paracaidista sobrevive a una caída de 4.000 metros